El big data es un elemento fundamental para planificar las estrategias generales de las organizaciones.

Además de la gestión de datos masivos, el uso de las redes sociales por parte de los ciudadanos y las organizaciones ha generado un cambio en la gestión de la comunicación, pese a que aún existe una brecha entre la importancia que se les da como herramienta y su implementación real.

2
Estas son algunas de las conclusiones de American Communicator Monitor (ACM), tras un estudio. El documento analiza las prácticas actuales y el desarrollo futuro de la comunicación estratégica a través de una encuesta hecha a cerca de 1.000 personas. Los ejes principales del estudio se centran en el big data para los proyectos de divulgación, la automatización en RP y la gestión de comunicación en las relaciones entre agencias y clientes, en las nuevas formas de distribuir contenidos en las organizaciones a través de influencers y generación de engagement. De igual manera, en habilidades, conocimientos y desarrollo de competencias de los profesionales de la comunicación, entre otros temas.

COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA

El big data es uno de los elementos centrales del estudio, que revela que apenas una pequeña porción de los profesionales de la comunicación ve con gran interés que el big data puede ser clave en el futuro de su oficio, y menos de la mitad de ellos ha seguido el debate sobre esta herramienta.

El informe también concluye que Latinoamérica presenta un ligero retraso en el uso del big data, en comparación con otras regiones. Así, únicamente el 17,6 % de los departamentos y agencias de comunicación latinoamericanos ya han implementado actividades de big data, mientras que el 16 % planea empezar antes de que acabe 2017.

Son las empresas que cotizan en bolsa y las organizaciones públicas quienes lideran la implantación de big data, mientras que las agencias y consultoras están lejos de este nivel. El 71,2 % de las organizaciones ya recurre a este sistema y lo emplea para planificar las estrategias. Se utilizan algo menos para guiar las acciones del día a día (58,8 %) y para justificar sus actividades (53,7 %).

Pero, ¿cuáles son las razones de este uso tan limitado? Por un lado, casi la mitad de los profesionales de la comunicación asegura que no tienen habilidades analíticas para manejar el big data (45,1%) y tampoco tienen tiempo para estudiarlo (35,9 %).
Los análisis realizados afirman que hay una correlación estadísticamente significativa entre la implantación de big data en las organizaciones y el conocimiento que los profesionales de comunicación poseen sobre el tema.

De hecho, 7 de cada 10 encuestados creen que es importante la adaptación de algoritmos de servicios online como motores de búsqueda, pero solo lo implementan el 37,5 % en sus propios departamentos. Las agencias y las organizaciones públicas lideran la utilización de los algoritmos en sus rutinas de gestión, en cuanto a las herramientas que sirven de apoyo en la toma de decisiones.

También se aprecia la relación existente entre el uso del big data para las acciones del día a día y la estructuración de un proyecto concreto de algoritmos. Ambas tendencias están fuertemente relacionadas en el caso de las herramientas algorítmicas programadas para la creación, distribución y adaptación del contenido.

Izaskun Larrea Manzarbeitia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s